miércoles, 6 de marzo de 2013

DONDE VIVEN LOS MONSTRUOS



Cuando Max se puso su disfraz de lobo le entraron unas ganas irrefrenables de hacer travesuras, y entonces su madre le llamó «¡MONSTRUO!» y Max le contestó «¡TE VOY A COMER!». Y le castigaron enviándole a la cama sin cenar. Encerrado en su habitación, Max imagina que navega lejos, a un mundo de monstruos donde él es el rey de todos.

Sendak Maurice Donde viven los monstruos (1963) pdf
View more ebooks on ebookbrowse.com

Para qué los niños y niñas entiendan mejor lo que le pasa a Max, que es lo mismo que le ocurre a ellos cuando frustramos sus ideas o juegos, podemos hacer una representación del cuento en clase. Para ello, tenemos que dividir la clase en dos zonas, una relativa al mundo real y otra al mundo imaginario o mundo de los monstruos. La de los monstruos la podemos conseguir colgando telas y tapando los muebles también con telas y colocando algunas ramas o redes por la zona. Para pasar de una zona a otra, se puede poner una mesa rectangular tapada con telas, de modo que sirva como de pasadizo entre ambos mundos.

¿Cómo realizamos la dramatización?

En mi centro fue un padre el que nos preparo esta magnífica actividad y el que actuó como narrador y conductor del cuento y la acción.

Lo primero que hizo fue poner a los niños y niñas acostados tranquilamente en la zona de asamblea. Después les dio papeles de periódico y les ánimo a romperlos, tirarlos,... sacando así su ira. Después les llamo Monstruos, tal y como hizo la madre de Max y les ánimo a revelares contra el. 

Una vez terminada esta fase, todos los niños y niñas que quisieron pasaron al mundo duelos monstruos. Se respetó a los que no quisieron ir o a los que fueron y volvieron a salir (son los de la última fotografía).

En el país de los monstruos nos esperaba un monstruo al que los niños y niñas conocieron. Después se eligieron a varios niños y niñas como reyes de los monstruos y se hizo una gran fiesta monstruosa.

Una vez calmados, volvimos al mundo real y comentamos lo vivido.













No hay comentarios:

Publicar un comentario